04 abril, 2017

El otro incidente de Tiananmen, la caida de Deng y la fiesta de Qingming

Entre el 4 y 5 de abril de 1976 tuvo lugar en la plaza de Tiananmen de Beijing un incidente de profundas consecuencias políticas, del que poco se habla, quizás porque no tuvo la violencia del otro incidente que en esa misma plaza ocurrió en junio de 1989.

El incidente implicó la última caída de Deng Xiaoping en el poder y el triunfo del ala más radical dentro del Partido Comunista de China hasta Octubre de 1976.

Recuerdo que se celebraba la fiesta del Qingming (literalmente fiesta de la claridad pura), que en esos años no era festivo como en la actualidad. Y aunque su traducción literaria no quiere decir eso, era y es lo que en Occidente se considera como el Día de los Difuntos.

El 4 de abril pasé por la Plaza de Tiananmen por la tarde y ví a lo lejos columnas de humo y cientos o miles de personas rodeando el Monumento a los Héroes del Pueblo en el centro de la Plaza. Cuando le pregunté al conductor del autobús, me dijo que era gente que no tenía nada que hacer y estaba ahí molestando. Pude alcanzar a ver en ese Monumento coronas fúnebres y muchos papel blancos pegados a él. Aunque la propaganda lo "vendió" como un movimiento "espontáneo" de masas, ese tipo de espontaneidad es muy difícil de ver en China.


Esa noche fuimos al teatro en un evento organizado por el Hotel de la Amistad, y por la noche, al regresar, vimos a decenas de camiones llenos de milicianos con palos de madera en sus manos, que se dirigían al centro de la ciudad.

Al otro día nos enteramos por los medios oficiales que un gran grupo de "contrarrevolucionarios" había acudido a la Plaza a recordar al Primer Ministro Zhou Enlai, fallecido el 8 de enero de ese año, y entre las coronas fúnebres habían colocado muchos poemas que en el fondo iban dirigidos a Jiang Qing, la esposa de Mao Zedong, aún vivo. En realidad, el uso de poemas, obras de teatro u otras expresiones artísticas eran y siguen siendo hoy un medio indirecto de criticar al régimen.

Los "contrarrevolucionarios" fueron desalojados principalmente por las milicias de las universidades de Qinghua y de Beijing y con la excepción de algunos edificios que se prendieron fuego, hasta ahora nadie ha hablado de bajas mortales.

Como consecuencia de ese incidente, Deng Xiaoping -que había vuelto a la vida política normal en 1973 tras ser considerado en los años 60, durante la Revolución Cultural, el "segundo seguidor más importante del camino capitalista"- fue despojado de todos sus cargos en el Gobierno -Vice Primer Ministro- y en el Partido.

Un oscuro y desconocido funcionario, Hua Guofeng, ex Ministro del Interior y desde la muerte de Zhou Enlai Primer Ministro Interino del Gobierno, es ascendido oficialmente al puesto de Primer Ministro y en teoría futuro sucesor de Mao.

Comienza entonces una nueva campaña política, la última en vida de Mao, para luchar contra "los vientos derechistas que quieren revocar los veredictos correctos", o sea contra aquellos que cansados de la Revolución Cultural querían volver a la normalidad en la sociedad del país. Esta campaña dura hasta Octubre de 1976, poco después de la muerte de Mao, cuando es detenida la llamada "Banda de los 4", encabezada por la viuda del lider chino, Jiang Qing.

Se cumplen hoy ya 41 años de ese incidente que parece haber quedado enterrado en la memoria tanto por parte china como por los seguidores de China, y me temo que como muchos acontecimientos recientes de este país tendrán que pasar aún muchos años para que se sepa la verdad de lo que pasó esa Fiesta de Qingming de 1976.