06 noviembre, 2020

Merecido reconocimiento a una activa promotora de las relaciones culturales entre el mundo de habla hispana y China

Hace ya tres años, escribí una entrada sobre un merecido premio a Inmaculada González Puy, entonces Directora del Instituto Cervantes de Pekín, por parte de la Cámara de Comercio de México en China, cuyo texto puede leerse pinchando aquí.

Entonces indicaba lo siguiente: Como dice el viejo refrán, "nunca es tarde cuando la dicha es buena" y aparte de esta loable iniciativa de la Cámara de Comercio de México, creo con respeto y modestamente, que se merece hace tiempo un reconocimiento oficial desde España.

Hoy veo con inmensa alegría que Inma -como es conocida ampliamente en China- ha sido reconocida con la Orden del Mérito Civil, recibida en un acto oficial, de manos del embajador de España en la República Popular, Rafael Dezcallar.

Embajador de España en China, Rafael Dezcallar, en el momento de hacer entrega a Inmaculada González Puy de la Orden del Mérito Civil

Tuve la suerte de conocer a Inma prácticamente después de su llegada a Pekín a principios de los años ochenta cuando -sin los actuales medios tecnológicos modernos para el aprendizaje y uso del idioma chino- se dedicó a continuar sus estudios de esa lengua y se mostró como una persona de mente abierta y dispuesta a intentar,en la medida de lo posible, integrarse en el "mundo chino" con especial énfasis en el terreno cultural (pintura, música moderna, literatura, etc.) donde ha llegado a ser una verdadera experta, de las de verdad.

Casos como el suyo no son muchos, y mucho menos lo eran décadas atrás. A base de esfuerzos, entusiasmo, vocación y persistencia, comenzó en el año 2005 a desarrollar la estrategia de implantación del Instituto Cervantes de Pekín, del cual fue Directora hasta hace poco tiempo atrás, y más tarde de la Biblioteca Miguel de Cervantes de Shanghai, en la cual fue supervisora durante muchos años y es actualmente su Directora.

Su actividad en ambas instituciones fue y es de gran valor. Por un lado, divulgando la lengua de Cervantes y toda la cultura relacionada con el idioma español, organizando charlas, espectáculos, exposiciones, pases de películas y ha abierto sus puertas a todos los países y a toda la comunidad del mundo de habla hispana; al mismo tiempo, consciente de que la cultura abarca todos los terrenos de la sociedad, se ha esforzado para que las empresas instaladas en China también participaran de ese gran proyecto de divulgación del español y toda la cultura de habla hispana en China, proporcionándoles medios para que esas empresas pudieran mejorar sus relaciones con España y toda América Latina y el Caribe.

Por eso, entre tantas cosas, recibió tres años atrás el homenaje de la Cámara de Comercio de México en China. A lo largo de su trayectoria también ha recibido diversos galardones de entidades e instituciones chinas y de países hispanohablantes, si bien éste es el primero de la Administración española.

En este mundo donde parece que muchos quieren demostrar quién es más "experto", quién lleva mas tiempo, quién conoce más a China, el trabajo del día a día de Inma, con ilusión y modestia, es una lección que creo todos los que seguimos a China deberíamos aprender.

Su nombre no figura con frecuencia en España y el mundo de habla hispana, cada vez que se dan conferencias, se sacan libros o suplementos especiales, o se realizan actividades relacionadas con China, y en particular con los aspectos culturales. Sin embargo me atrevería a decir que no hay en China una sola persona relacionada, en todos los terrenos, con el mundo de habla hispana, que no la conozca.

Inma, a base de esfuerzos y sin que nadie le regalara nada, logró hacer realidad su sueño; y como recuerda “Ya desde muy jovencita sentí una inmensa fascinación por este magnífico país y supe que, de alguna manera, mi lugar estaba aquí."

Mis felicitaciones a Inma quiero extenderlas también a un equipo de personas muy profesionales, trabajadoras y eficaces, que en el pasado y en la actualidad trabajaron y trabajan con ella. Una de las virtudes de casos como los de Inma es el saber rodearse de gente valiosa, y el reconocer el trabajo en equipo.

También me gustaría, en este homenaje a Inma, recordar a otras personas -un grupo en realidad nada numeroso- que, en diversos sectores y circunstancias, también han contribuido al acercamiento entre nuestro mundo de habla hispana y el "mundo chino".

Algunas de esas personas se han jubilado y han quedado en el olvido, sin que se pudiese aprovechar su experiencia y conocimientos. Otras, por razones burocráticas, no han podido progresar en su vida profesional. 

Tampoco debo olvidar a aquellas que, para ganarse la vida, no pueden dedicarse de forma exclusiva a este campo tan importante y de tanto futuro como es el de las relaciones entre los citados dos mundos. Algunas tienen que aprovechar sus horas libres para dedicarse por ejemplo a la traducción de obras literarias. No es necesario dar nombres. Aquellos que están familiarizados con el mundo de la literatura china en español, por ejemplo, pueden saber a quienes me estoy refiriendo.

Como en tantas otras cosas, China va muy por delante del mundo de habla hispana en lo relacionado con nuestra lengua y nuestra cultura, y esto no es algo de hoy, sino que comenzó prácticamente en los primeros años de la República Popular establecida en 1949. 

Ojalá este reconocimiento a Inma, en el cual estoy seguro que el embajador español Rafael Dezcallar jugó un papel clave, que le honra, pueda servir para que aquellos que de verdad tienen una dilatada experiencia y conocimientos del "mundo chino" -cada uno en su campo determinado: la cultura, la política, la economía y un largo etc.- puedan también tener algún tipo de reconocimiento y apoyo a nivel profesional para contribuir al acercamiento con China. 

Lamentablemente, y en mi opinión, España no sólo no ha avanzado en este aspecto, sino que en casos determinados, ha retrocedido muchos años. Pero esto, como dice un locutor, ya es otro tema.

Mis felicitaciones a Inma, a todo su equipo, a las representaciones del Instituto Cervantes en la geografía china, y por supuesto al Embajador Rafael Dezcallar.

@PabloRovetta

5 comentarios:

  1. Merecidísimo galardón a una de las personas que más han hecho no solo por las relaciones entre España y China, sino también por las relaciones del mundo hispano-parlante y China. ¡Felicidades!

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena, Inma!!! No está de más recalcar que su labor no sólo ha contribuido a acercar los " universos" chino en hispanohablante, sino que ha coadyuvado asimismo a cimentar lazos entre España e Iberoamérica, en particular con su dirección del Instituto Cervantes de Pekín, algo que ya anunciaba en su desempeño cultural en la Embajada de España en China. Inma 加油!

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Conocí a Inma en 2004, aunque ella no lo sabe. Yo era todavía estudiante y ella dio en Granada una charla sobre nuevas tendencias en caligrafía china contemporánea, a la que nos llevó Alicia Relinque, otra grande. Me cautivaron su entusiasmo, energía y sabiduría, que todavía hoy son pura inspiración. Muy merecido. Enhorabuena a ti también, Pablo, por recogerlo aquí.

    ResponderEliminar
  5. Mi más sincera enhorabuena Inma. Fuiste el referente para los estudiantes que llegábamos a China a finales de los ochenta y principios de los noventa. Siempre estuviste ahí. Sigue como siempre.

    ResponderEliminar