16 noviembre, 2017

Sobre un premio recibido del China Club Spain

Según la tradición china, no está bien visto hablar bien de uno mismo y de los premios o elogios recibidos. Sería, como se dice en chino 吹牛 -literalmente "soplar vacas"- o un símbolo de arrogancia.

La tradición española, sin embargo, dice que "de bien nacido es ser agradecido". y por eso he decidido escribir estas breves reflexiones para agradecer al China Club Spain (西班牙中国会), que con ocasión de su séptimo aniversario ha tenido la gentileza de otorgarme un premio por mi "Trayectoria Profesional".

Cuando me enteré de esta decisión, reconozco que me alegré y emocioné, al tiempo que pensé, ante el reconocimiento de mi carrera profesional, cómo pasan los años y lo viejo que me estoy haciendo.

En todo caso quería destacar los siguientes dos aspectos:

El China Club Spain está formado por un distinguido grupo de profesionales chinos que viven en España y que se destacan, cada uno en su carrera, por su interés en acercar a estos dos países, y en especial por dar a conocer a la sociedad española diversos aspectos de China.

A pesar de los avances logrados en las relaciones hispano-chinas en los últimos años, la distancia que separa a ambos países es aún muy grande. Con todo respeto y sin querer ofender a nadie creo sinceramente que en China se conoce mejor a España que lo que en éste país se conoce a la República Popular.

La mayor parte de los ciudadanos chinos con un nivel normal de educación conocen por ejemplo a "Don Quijote", pero me temo que en general casi nadie en España sabe quién es Mo Yan, Premio Nobel de Literatura, por no hablar de autores como Lu Xun, Mao Dun o Lao She, o no mencionar a los más recientes.

En este sentido el China Club Spain ha jugado, juega y estoy seguro que jugará un papel muy importante para dar a conocer en España diferentes aspectos de ese país milenario.

En segundo lugar, mis apellidos Rovetta Dubinsky dejan claro que no soy un ciudadano chino. Sin embargo, cerca ya de cumplir los sesenta años, llevo relacionado directamente con China más de 42, desde que con 17 años aterricé en Beijing en 1975, y he realizado mis estudios superiores en China y toda mi carrera profesional ha estado relacionada con la República Popular.

Ni puedo considerarme chino, ni mucho menos un experto en China -cuando más pasa el tiempo, más difícil es comprender a China-. Sin embargo, sí me siento muy unido a China, a su pueblo, y con frecuencia "pienso en chino", y vivo desde afuera sus acontecimientos como si formaran parte de mi vida. No en vano, más de las dos terceras partes del "disco duro" de mi cerebro están completas con muchas cosas relacionadas con China, su idioma, su cultura, su historia, su economía y un largo etc.

Por esta última razón, me ha hecho una gran ilusión recibir un premio de la comunidad china en España, de la que no formo parte, pero con la cual me siento muy identificado.

Por lo tanto, mi más sincero agradecimiento al China Club Spain por este galardón.





No quiero terminar sin nombrar a los otros tres premiados, Santiago Iñiguez, Presidente de IE University (Premio a la cooperación educativa España-China); Dawei Ding, fundador del Grupo Internacional de Medios (Premio al Grupo mediático chino-español) y al Profesor Jingsheng Lu, Catedrático de filología hispánica de la Facultad de Filologías Occidentales de la Universidad de Estudios Internacionales de Shanghai (Premio a la Trayectoria Profesional). Mi enhorabuena a todos ellos.

Para terminar, una vez más el agradecimiento al China Club Spain, a su Presidenta de Honor Margaret Chen, a su Presidenta Jennifer Zhang, a todo su excelente equipo de colaboradores, a los que estuvieron presentes en el acto de entrega de premios, y a todas aquellas empresas, instituciones y personas que confiaron en mí en estas décadas de Larga Marcha por ese gran país llamado China.