07 junio, 2017

La competencia directa entre empresas españolas y chinas en América Latina

Las relaciones entre China, España y América Latina son un tema recurrente en estas "Reflexiones Orientales". Pido perdón por ser tan insistente pero es que prácticamente cada vez que se habla de las relaciones entre España y China, se menciona por parte de ambos países el nombre "América Latina".

Lo mencionan las administraciones, los medios de prensa, think tanks, en seminarios y actos de todo tipo bilaterales. El argumento principal es que España podría ser "el puente" ideal para que las empresas chinas, y en un sentido más amplio asiáticas, entren y establezcan relaciones con los países latinoamericanos.

No hace ni un mes que tuvo lugar en Beijing una Conferencia internacional sobre "las Rutas de la Seda", donde el tema volvió a ser mencionado tanto por parte española como china. 

Nunca he estado a favor de la, en un principio conocida como "teoría de la triangulación", o de llamar a España y/o algunas de sus regiones, "puente" o "puerta" hacia América Latina. La mejor prueba de ello es que desde hace ya muchos años la República Popular es el principal o uno de los principales inversores y socios comerciales de los países latinoamericanos, y todo eso lo han hecho de forma directa, sin pasar por ningún "puente" o "puerta". Lo mismo ocurre con Japón o con Corea del Sur, por ejemplo.

Recientemente, hemos tenido un ejemplo práctico, concreto, que no sólo es una negación de esa teoría sino que, mucho peor, ha puesto de manifiesto la competencia china con empresas españolas en América Latina. Esta competencia ya existía en otros sectores como la industria ligera, textil, el calzado, la maquinaria, etc. La "gravedad" de esta competencia reside ahora en el tipo y monto del proyecto.

Nos estamos refiriendo al caso del Proyecto del Túnel de Agua Negra entre Argentina y Chile, que será el túnel más largo de América Latina, y que unirá a ambos países a través de los Andes, en una obra valorada en unos 1.500 millones de dólares. 

A dicho proyecto se han presentado 10 Consorcios, de los cuales cuatro son liderados por chinos aliados con empresas argentinas y chilenas. Por parte española, por su parte, hay tres empresas que lideran Consorcios (Sacyr, OHL, Dragados) y una (FCC) que forma parte de un Consorcio liderado por una empresa italiana. Es significativo dentro de la presencia española que en el Consorcio liderado por Sacyr figura la empresa coreana SK Engineering and Construction. 

Las empresas chinas pues, son las que lideran más Consorcios, han elegido en todos los casos socios argentinos y/o chilenos (con el peso político que ello implica) y se enfrentarán directamente a los consorcios de las empresas españolas, y dos más europeas. 

El efecto de esta competencia directa con China, aparte de que geográficamente tiene lugar en una supuesta "zona de influencia" española, es que es en un sector -el de las infraestructuras- donde España se considera uno de los líderes del mundo.

Una de las empresas líder de uno de los Consorcios chinos se acaba de adjudicar semanas atrás además la construcción -en Marruecos, otra "zona de influencia" española- del rascacielos más alto de África,

Habrá que esperar aún mucho tiempo para ver quién se adjudica el proyecto del Túnel de Agua Negra, pero el hecho de que empresas chinas y españolas estén compitiendo directamente en uno de los nuevos proyectos de infraestructura más grandes de América Latina ya da para reflexionar profundamente sobre el futuro en un sector vital para la internacionalización de la empresa española.