14 mayo, 2017

¡Españolicemos el chino! ¡Llamemos "Chinpin Si" al presidente de China!

Cada vez que un dirigente español viaja a China o, al contrario, uno chino va a Madrid, podemos ver en los medios de prensa españoles una gran confusión en relación con la escritura de los nombres chinos, cosa que por cierto no sucede en la prensa seria anglosajona.

Ya he escrito varias veces sobre esto; sé que es una batalla perdida, y que quizás soy demasiado pesado con este tema, pero quizás por masoquismo sigo insistiendo en lo mismo: ¿en pleno siglo XXI, con todas las herramientas que hay en  Internet, es tan difícil escribir bien un nombre chino? 

¿Es que alguien se equivoca con los nombres de Presidentes de EE.UU. o Francia, o escritores de habla inglesa o francesa? 

Para simplificar, hay dos tipos de errores: primero, pensar que como en España primero se escribe el nombre y luego el apellido, en todo el mundo debe ser así. Por eso, hasta fecha de hoy se habla del Presidente Jinping, con una familiaridad como si se hablara del Presidente Donald de los Estados Unidos. Lo ha vuelto a poner El País, el periódico más leído de España, que cuenta con buenos corresponsales en la capital china ¿Qué dirían en España si al Presidente de Gobierno le llamasen en China Rajoy Mariano, y dijesen "Mariano ha indicado que...."? 

El segundo error, reconozco que es un hecho nuevo para mí, es utilizar la gramática española para la escritura de nombres chinos y por eso se refieren a Xi Xinping como Xi Jimping, con una "m" delante de la "p" como bien indica la ortografía española. 

El problema es en mi modesta opinión: ¿deben aplicarse a los nombres chinos las normas de la ortografía y la gramática española? La RAE, por ejemplo dice: "Shanghái. Ciudad del este de China. Esta grafía resulta de transcribir el original chino al alfabeto latino y, por tratarse de una transcripción, debe someterse a las reglas de acentuación gráfica del español". Con ese mismo criterio, por ejemplo, deberíamos escribir Tianjín, con tilde,  y no Tianjin. Quizás por un criterio similar periódicos como La Razón o Expansión han escrito Xi Jimping, con la "m" delante de la "p".

Alguien me dijo una vez que los organismos oficiales españoles debían "someterse" a las normas de la RAE. Sin embargo, la Oficina Comercial de España en Shanghai, es así, sin tilde en la "a"... Entre organismos oficiales y de prensa tenemos por lo menios Shanghai, Shanghái, Shangai y Shangái.

Me llama la atención esta "españolización" de nombres chinos cuando no existe ni en España. Si uno quiere ir a La Coruña, no encuentra las indicaciones en la autopista porque resulta que es "A Coruña"; tampoco encuentro "La Coruña" en las páginas web de Iberia o Renfe, como tampoco encuentro Girona en la web de Renfe, por no hablar de "Parlament", "Lendakari", "Mossos d'Esquadra" palabras que para un latinoamericano "suenan a chino"

Muchas son las razones en esto, en primer lugar la falta de interés y de rigor. Pero también puede haber otras razones. Una de ellas es que, a diferencia de los países latinoamericanos, España ha tenido una muy baja inmigración de países de habla no hispana.

Perdón por citar un tema personal, pero mis apellidos son Rovetta Dubinsky, y después de décadas de trabajo y residencia en España aún se escribe mal en muchos casos. Incluso dando mi DNI en una mesa de votación al tomar nota pusieron Dubinski, con "i" latina.

Como el tema parece que no tiene solución, estaba pensando si lo mejor no sería de una vez por todas españolizar todos los nombres chinos, y así nos ahorraríamos tantas confusiones y problemas. 

¿Por qué poner "Xi", cuando se puede poner "Si"? ¿Por qué poner "qiang" cuando se puede puede poder "Chian"?

Así Xi Jinping, pasaría a ser Chinpin Si; o Li Keqiang sería Quechian Li. ¿No sería mucho más fácil de pronunciar y de escribir? Le diríamos Sr. Si, o Sr. Li, que es lo correcto, y pronunciaríamos mejor sus nombres, ¿no?

Dejo esta propuesta en manos de los lectores, y quizás así en la próxima visita de un líder chino a España, que es lo que toca ahora, nos ahorraremos un montón de dolores de cabeza y malhumores.