08 septiembre, 2021

Uruguay y China deciden avanzar hacia un Tratado de Libre Comercio (TLC) bilateral


El presidente uruguayo, Luis Lacalle Pou, informó oficialmente que su gobierno había recibido una "respuesta formal" de las autoridades chinas en la que se explicitaba su disposición de "avanzar en un TLC" entre ambos países, primero con la realización de un "estudio de factibilidad" de aquí a fin de año.

Hoy Uruguay "empieza a abrirse al mundo" destacó el mandatario, quien informó personalmente de la decisión a los representantes de todos los partidos políticos con representación parlamentaria, tras la cual realizó un anuncio público a la población y una rueda de prensa.


A pesar de que algunos medios de prensa de Buenos Aires hablan de "sorpresa total" por parte del gobierno argentino, lo que es un hecho es que el Presidente uruguayo había ya expresado tiempo atrás, de forma directa y pública, a sus socios de Mercosur la voluntad de negociar de forma individual acuerdos comerciales fuera del marco del "Mercado Común del Sur" que forman Uruguay, Argentina, Brasil y Paraguay.

Ya entonces, el presidente argentino, Alberto Fernández, fue quien más se opuso y criticó la decisión del Presidente Lacalle Pou.

Ahora les toca a los expertos en economía, comercio exterior y política internacional sacar sus conclusiones y valorar las implicaciones de esta decisión del gobierno uruguayo; y como es natural habrá opiniones para todos los gustos.

Por mi parte, me gustaría aportar algunos elementos para la reflexión sobre este tema tan importante para el futuro de Uruguay:

1) En América Latina, la República Popular China ya tiene firmados TLC con Chile (2006), Perú (2009) y Costa Rica (2010).

2) China es, desde el año 2012, el principal socio comercial de Uruguay y desde hace años el destino número uno de las exportaciones uruguayas. Si décadas atrás la lana era el principal rubro de las ventas uruguayas, ahora la carne se ha convertido en el "producto estrella", junto con la soja, la celulosa o los productos lácteos.

3) Más de la mitad de los aranceles que paga Uruguay por sus exportaciones se abonan a China. La República Oriental tiene, en este sentido, que competir con países que venden a China los mismos productos, pero que al tener en vigor Tratados de Libre Comercio, no pagan o pagan menos aranceles. 

4) El presidente Lacalle Pou se ha pronunciado en más de una oportunidad que en esta "apertura al mundo" de Uruguay la firma de un TLC con un determinado país no excluye que no se pueda negociar y llegar a acuerdos con otros. 

5) No está demás recordar que el Mercosur lleva ya veinte años negociando un acuerdo comercial con la Unión Europea, acuerdo que en principio no se va a materializar a corto plazo debido al proteccionismo de algunos de sus principales miembros en relación a sus productos agro-alimentarios. 

6) Por último, para esa parte de la prensa occidental que habla de la "amenaza" china, de la "conquista" china en América Latina, habría que resaltar que fue el gobierno uruguayo quien propuso a China el inicio de negociaciones. También debería reflexionar sobre las políticas proteccionistas de la Unión Europa, que mientras piden a otros la apertura de sus mercados siguen manteniendo una serie de barreras comerciales y subsidios a su producción local (léase PAC) en detrimento de otros países. El mundo ya ha cambiado, y si países como Uruguay quieren abrir nuevos mercados para sus exportaciones lo harán con aquellos países que estén dispuestos a negociar y llegar a un acuerdo.

Espero que la crispación política que se vive en estos tiempos -donde o todo es blanco, o todo es negro- no haga olvidar las viejas tradiciones de Uruguay, y que la política exterior es un asunto de Estado. Así lo reflejó el presidente Lacalle Pou al convocar a los representantes de todos los partidos con representación parlamentaria para comunicarles la decisión adoptada.

Es importante recordar en este sentido que el presidente Tabaré Vazquez, antecesor de Lacalle Pou, ya indicó durante su mandato que "estamos convencidos de que Uruguay tiene que abrirse al mundo" y se refirió al problema de las ventajas de países como Australia o Nueva Zelanda que, vendiendo los mismos productos a China, no pagan o pagan menos aranceles que las exportaciones uruguayas.

La negociación de un TLC es un proceso largo, que no necesariamente se pueda finalizar durante el período de mandato de un gobierno determinado. El presidente Lacalle Pou, sin embargo, ya ha dado un paso importante que, ojalá, redunde en el bienestar de la República Oriental y todos sus habitantes.

@PabloRovetta

No hay comentarios:

Publicar un comentario