29 noviembre, 2018

Ante la visita de Xi Jinping a España III - Todos contentos ... y por España todo igual

Después de mi última serie (la IIª) sobre el viaje del Presidente Xi Jinping a España estaba dudando si escribir o no una tercera parte.

Alguien me lo preguntó y le respondí públicamente: Lamentablemente en este país parece que las críticas constructivas y respetuosas no gustan mucho y estoy un poco cansado de "ser el malo" de la película y estar en tantas "listas negras".

Al mismo tiempo indicaba: tampoco entiendo el silencio que en este tema mantienen los diferentes organismos de la sociedad civil relacionada con China. 

Parece que existe una especie de "miedo" a criticar  a organismos oficiales y entidades públicas y privadas de prestigio de España.






En el caso de la visita del Presidente Xi Jinping, lamentablemente, y como lo he señalado tantas veces, han vuelto a ocurrir graves errores en lo relacionado con los nombres chinos, y para mí el principal ha sido el del discurso de S.M. el Rey al llamar "Presidente Jinping" al Presidente Xi o Presidente Xi Jinping.

Los aspectos positivos de la visita -que obviamente los hubo- no los voy a mencionar ya que están en toda la prensa.

Muchos seguro que dirán que lo que pasa con los nombres chinos no es de mayor importancia, que son cosas que pasan, que España y China están muy lejos, que los chinos no se han quejado (son buenos diplomáticos) ..... Señores, ¡se han cumplido 45 años de relaciones diplomáticas! 

Cualquier persona que estudie un mes de chino, o que viva una semana en China sabe perfectamente que en los nombres chinos primero va el apellido y luego el nombre, y si este último es compuesto, se escribe junto y no separado.

¿Se podría llamar Pedro o Sr.Pedro al actual Presidente del Gobierno español?

He dicho muchas veces que cuanto más medios hay a disposición de la humanidad cada vez se sabe menos y vamos hacia atrás. 

¿Alguien ha visto, leído o escuchado en las últimas décadas, en español, inglés, francés y muchas lenguas más, que al Presidente Mao se le llamase Presidente Zedong, o Tse-tung como se escribía antes?

Sinceramente considero que hasta que este problema del uso de los nombres chinos no se corrija definitivamente por lo menos a nivel oficial, y soy muy pesimista al respecto, no se podrá hablar de que España "presta mucha atención" a las relaciones con China, por cierto país que no comete nunca este tipo de errores con los nombres extranjeros.  

S.M. el Rey tendrá evidentemente mucha gente a su alrededor que le presentarán borradores de discursos que además serán revisados, supongo, por muchos importantes organismos y personas de alta responsabilidad. 
¿Cómo nadie se dio cuenta que no podía decir "Presidente Xinping"? ¿Cómo se ha permitido que el Jefe del Estado haya hecho esa afirmación?

He visto en documentos oficiales, pero no públicos, por lo cual no aporto pruebas, cómo se escribía Xi Jimping, o sea utilizando la gramática del español -"antes de la 'b' y la 'p' va siempre una 'm'" me decían en la escuela-. He visto en prensa "seria" escribir "Xi Jin Ping" cuando como hemos dicho los nombres compuestos deben ir juntos. También he visto, dos veces, en el diario de información general más vendido de España la palabra "Jingping".

He visto cómo se ha confundido, también en prensa "seria" al Ministro de Comercio con el Presidente de la Comisión Nacional de Desarrollo y la Reforma. 

Y para terminar he escuchado hoy en la radio que "el Presidente chino regresa hoy a su país", he visto en la Televisión decir que el Xi Jinping comenzaba su visita a España, "que terminará en Buenos Aires con la reunión del G-20", y en la mayor parte de los medios no he visto mencionar que esta visita del Presidente chino incluye cuatro países que son, en este orden, España, Argentina, Panamá y Portugal, aparte de la Cumbre del G-20 en Buenos Aires.

Al mismo tiempo, y en comparación, he leído con detenimiento la declaración escrita hecha por el Presidente Xi a su llegada a España (en el enlace la versión es bilingüe) parte de la cual salió publicada en el periódico español ABC del 28 de Noviembre, y recomiendo su lectura a todos aquellos interesados en las relaciones bilaterales hispano-chinas.

Para terminar, y aunque sirva de poco, quiero volver a reiterar, como lo hice cuando mi crítica a la traducción al chino del resumen ejecutivo del Instituto Elcano, que mis comentarios los hago, o intento hacer -no sé si lo consigo- en tono constructivo y positivo, por el bien de las relaciones entre ambos países a todos los niveles, y no van dirigidos hacia ninguna Institución pública o privada, o ninguna persona en particular.

Sí me extraña el silencio, ante estos hechos, como mínimo de la sociedad civil, la falta de una aclaración pública del Instituto Elcano por ejemplo, y de las diferentes instituciones y personalidades que estos días están dedicándose a hablar y escribir sobre las relaciones entre ambos países.

Por suerte, antes de publicar esta reflexión veo con satisfacción una entrada de Gamata Traducciones en FaceBook, que no puedo incluir en esta entrada debido a mi ignorancia en temas informáticos, pero recomiendo a los lectores que tengan FaceBook que la busquen. 

También veo con satisfacción una nota del Grup de recerca en Traducció del xinès al català/castellà de la Universidad Autónoma de Barcelona sobre este mismo tema. 

Me da gusto pensar que no soy el único que levanta la voz ante este problema.

Quizás el equivocado sea yo, en cuyo caso me gustaría que me lo indicaran. También me gustaría que me aclararan si las críticas que realizo son correctas o no y en caso de haberme equivocado no tendré ningún inconveniente en pedir disculpas.

En todo caso, la impresión que tengo es que no gustan y por eso tengo tantas puertas cerradas, no para hablar o escribir, sino simplemente para escuchar y aprender de los expertos.

Como no tengo fuerzas ni ganas de luchar contra molinos de viento, quizás lo más cómodo y adecuado sea dejarlo.

Buenos días, amigos y enemigos.
@PabloRovetta