21 septiembre, 2018

Diez reflexiones sobre el llamado "déficit de reformas" que la Cámara de Comercio Europea critica a China

Días atrás. la Cámara de Comercio Europea en China hizo público su "European Business in China Position Paper 2018/2019", al que en chino llama "Propuestas a China de la Cámara de Comercio Europea" y que puede ser leído en Inglés y en Chino a través de esta página.

El documento de la Cámara de Comercio, muy crítico con China, sale a la luz en momentos en los cuales a medida que la República Popular se hace más fuerte en todos los terrenos, está siendo sometida a una especie de guerra comercial por parte de los EE.UU. y a críticas cada vez más duras provenientes de Occidente en general. 


El eje del documento de la Cámara es lo que llama "déficit de reformas" en el país asiático, y destaca las críticas y quejas de los 1.600 miembros del organismo fundado en el 2000 ante la marcha del proceso de reformas y las trabas y problemas a los que se enfrentarían sus socios.

Como no soy economista, ni catedrático, ni he realizado ningún curso superior de estudios sobre China, mis reflexiones se basan solamente en las cuatro décadas que llevo relacionado con el país asiático, con el cual llevo 36 años de experiencia profesional, y por lo tanto serán conclusiones sencillas.

1. Destaca en el Documento la soberbia y el tono de superioridad, muy típico europeo, que se utiliza para dirigirse a las autoridades chinas a las que indica lo que deben o deberían hacer. Solamente en el Resumen Ejecutivo, de treinta y tres páginas, el verbo "should" (debería) aparece unas treinta veces, para indicarle al gobierno chino y sus administraciones lo de "deberían" hacer o dejar de hacer. Para evitar problemas de una mala interpretación por mi parte de la versión en inglés, leí la versión en chino donde se dice claramente lo que debe (应该或应) o no debe hacer la Administración. No es frecuente, creo, ver a una organización privada, indicarle a un Gobierno soberano lo que debe o no debe hacer, en lugar de indicar por ejemplo "según nuestra opinión", o "nosotros pensamos". No sé, o me lo puedo imaginar, cuál sería la reacción si un organismo chino sacara un documento público indicándole a los gobiernos de la Unión Europea o España lo que "deberían" o "no deberían" hacer con sus políticas económicas. El Documento no toca solamente temas de comercio exterior sino que se refiere también a aspectos como los problemas del tráfico aéreo y los corredores que se dejan para la aviación civil, temas que son competencia de un estado soberano.

2. Por suerte para China, y con excepción de ciertos períodos de su revolución y en los primeros años de la República Popular -cuando contó con el "asesoramiento" soviético-, siempre, para bien y para mal, ha actuado tomando sus decisiones por su propia cuenta  y no actuando según los que otros le dicen que tiene o no tiene que hacer, y creo que tan mal no le ha ido, como demuestran los hechos. 

3. Es muy típico de la Unión Europea pedir a otros países una liberalización o políticas comerciales que ella no aplica dentro de su territorio o en relación con otros países. Un ejemplo de esto es la PAC (Política Agraria Común) que subvenciona la producción agrícola y ganadera, mientras que critica las subvenciones de otros. Precisamente el tema de la carne es una de los trabas por las cuales las negociaciones para un TLC entre la U.E. y Mercosur ya llevan mas de veinte años sin resultados concretos.

4. Aunque no podemos detenernos en todas las críticas que la Cámara hace a China, sí merece la pena ver cómo algunos de los "defectos" del país asiático también figuran en Europa. La Cámara se queja de cómo algunas normas, por ejemplo de seguridad, varían de provincia en provincia. Lo que no dice es que lo mismo pasa, por ejemplo, en las normas anti-incendios para la construcción en España, donde aparte de las estipulaciones estatales, alguna Comunidad (como Madrid) tiene las suyas propias, lo mismo que algunos ayuntamientos (como Barcelona, Sevilla, Zaragoza y un largo etc.)  Como no quiero extenderme mucho, los interesados en temas de inversiones pueden consultar una nota titulada "Destino España": 35 medidas para atraer inversiones y empresas extranjeras preparada por la prestigiosa empresa PwC (Price Waterhouse Coopers) pinchando en este enlace

5. Por último, como la Cámara se fundó en el año 2000, sería bueno recordar aunque sea brevemente cómo comenzó y se desarrolló el proceso de apertura al exterior de China, tan aplaudido en su momento y del cual se beneficiaron muchísimas empresas, aunque las restricciones y trabas eran inmensamente mayores que en la actualidad. En primer lugar las empresas extranjeras sólo podían invertir en cuatro ciudades de toda China, en sectores muy limitados y siempre con un socio local que debía tener la mayoría del capital.  En los últimos cuarenta años, se ha extendido el ámbito geográfico a prácticamente todo el país; la "lista negra" de sectores donde no se puede invertir o donde no se permite invertir con un socio local ha ido disminuyendo año a año.

6. Ya he dicho muchas veces que no soy economista, pero recuerdo en mi juventud los ejemplos de Japón, y luego de Corea, mercados muy cerrados al exterior, y con una muy agresiva política industrial en sectores como el automóvil o los electrodomésticos, y que en muchos casos "terminaron" con marcas europeas y/o estadounidenses. En cierto sentido con China está pasando algo similar. Por citar sólo un ejemplo tenemos el caso de Huawei en la telefonía móvil.

7. Una de las claves de todo esto es que gracias al desarrollo alcanzado por China en las últimas cuatro décadas, ha avanzado su capacidad industrial y tecnológica, sus inversiones en I + D, y cada vez depende y dependerá menos del exterior para su desarrollo, y sus exportaciones crecerán desde el punto de vista cualitativo. Un sólo ejemplo de esto lo podemos ver en los trenes de alta velocidad. Es cada vez más grande el terreno donde una empresa extranjera ya no puede, como hace años atrás, aportar a la industria china elementos innovadores y/o de valor añadido como lo hacía décadas atrás. La construcción es sólo un ejemplo de esto. Y España, según mis modestos conocimientos, vivió un proceso bastante similar.

8. A pesar de la visión tan negativa de la Cámara, las empresas extranjeras que siguen viendo una oportunidad de negocio en el mercado chino, no sólo continúan sino que anuncian planes de nuevas inversiones. Sucedió el pasado mes de julio cuando el gigante químico alemán BASF anunció la construcción de un gran complejo en el sur por valor de 10.000 millones de dólares, o el mes pasado cuando ExxonMobile firmó un acuerdo con el Gobierno de Guangdong para la construcción de un complejo petroquímico en Huizhou por valor de decenas de millones de dólares. Ya en un plano más local, la multinacional española Gestamp, especializada en componentes para la industria del automóvil firmó a principios de año un acuerdo para establecer una empresa mixta con un importante socio chino. Gestamp tiene ya once plantas de producción en la República Popular donde incluso estableció un centro de I+D.

9. En las últimas cuatro décadas se han incrementado de manera muy significativa y continua las exportaciones españolas a China, el número de empresas exportadoras, la variedad de productos exportados, así como las inversiones en la República Popular. La tendencia es pues positiva y el proceso muy dinámico. Sectores que no exportaban a China ahora lo hacen, mientras que también sucede lo contrario.

10. Obviamente el marco regulador para la entrada de empresas extranjeras en China no ha sido ni es cien por cien perfecto, ni a gusto de todos. Lo mismo pasa en otros mercados, incluida la Unión Europea. Hablar ahora de "déficit de reformas" es cerrar los ojos a lo que ha sucedido en los últimos cuarenta años y quizás una muestra de que años atrás, a pesar de que sí existía un "déficit de reformas", muchas empresas no tenían que enfrentarse a la competencia china, se beneficiaban de las políticas de estímulo a la inversión extranjera y por eso elogiaban y aplaudían la política de reformas y apertura al exterior del gobierno chino. Ahora las cosas han cambiado, China es "otro" país. Algunas empresas extranjeras se han visto o verán perjudicadas, otras han sido o serán beneficiadas y otras más seguirán en el mercado, incrementarán su presencia y se adaptarán a los nuevos tiempos.

@PabloRovetta