15 diciembre, 2017

El estado del Español en el mundo ....¿y en España? El ejemplo de China

El pasado 27 de noviembre se dio a conocer el anuario "El español en el mundo 2017", realizado por el Instituto Cervantes, en colaboración con la AEBOE (Agencia Estatal Boletín Oficial del Estado).

El Informe tiene 250 páginas que no puedo leer, pero hay un breve resumen del mismo y de sus conclusiones en la página web del Cervantes pinchando aquí.

Coincidiendo prácticamente en las mismas fechas, la TV china organizó por tercera vez un concurso de español entre jóvenes chinos, y más recientemente Antena 3 emitió una interesante nota de sus corresponsales en Beijing sobre el estudio del español en las escuelas chinas que puede verse pinchando este enlace.

Los resultados del Informe son muy positivos, el español sigue creciendo como primera o segunda lengua en el mundo, y el interés que existe por nuestra lengua en China es también muy importante y a eso han contribuido y contribuyen, aparte de las entidades chinas, la labor que realizan el Instituto Cervantes, y las Embajadas en Beijing de España y de todos los países latinoamericanos. 

Como no he leído el Informe de 250 páginas, no sé si el mismo incluye o no un apartado sobre el estado del español en España. En el caso de que no lo incluyera, y pecando quizás de atrevimiento, me permito modestamente sugerir la realización de un estudio sobre este tema.

Sé que esto es algo muy polémico en España, pero mi modesta opinión, simplemente como residente en España, es que la lengua de Cervantes se está perdiendo cada vez más en este país, en concreto en todas las regiones donde existen otras lenguas cooficiales, pero en las cuales no se aplica siempre el bilingüismo. 

Como esta es una página dedicada a China, no voy a entrar en los graves temas de educación o trabajo profesional para los hispanoparlantes en esas Comunidades, sino limitarme a lo que tiene relación con el país asiático.

No es la primera vez que hago este planteamiento y que se han desatado polémicas por lo que yo pienso. Yo respeto la libertad de opinión, siempre y cuando se respeten las normas de educación. En varias oportunidades me han acusado de tener una mente estrecha, pueblerina y "de falta de mundo", aparte de insultos como fascista.

En mi país de origen, formado en su mayor parte por inmigrantes, alguien dijo con acierto que "los uruguayos descendemos de los barcos". Mis abuelos maternos hablaban y leían en Yidis, aunque hablaban español. Hemos aprendido a convivir con descendientes de españoles, italianos, turcos, libaneses, judíos, armenios, rusos, sirios y una amplia gama de comunidades, que mantienen en muchos casos su cultura, sus idiomas, pero que usan/usamos el español como lengua común.

Por lo tanto no tengo absolutamente nada contra el Catalán, el Gallego, el Vasco o el Valenciano. Lo que pasa es que veo que el bilingüismo va desapareciendo en algunos lugares y el español se usa cada vez menos en una importante parte de España. He dicho "se usa", no he dicho "se habla". 

Me "preocupa" que esos niños que en Antena 3 mostraban un tremendo interés por el español, cuando visiten algunas Comunidades de España, se encuentren con que no pueden leer muchas cosas en nuestro idioma. Eso me pasa a mí y les ha pasado a muchas delegaciones chinas que han visitado Cataluña, por ejemplo, como me han comentado intérpretes o guías. Se visitan fábricas y/o instituciones donde los folletos explicativos no están en español.

Podría poner muchísimos más ejemplos, pero no quiero extenderme demasiado.

Cada vez que saco este tema, mucha gente me dice que el español "no está desapareciendo". Sólo voy a poner un ejemplo, y podría poner muchos más, y es la página web de la policía autónoma catalana pinchando aquí.  Alguna gente dice que "se entiende perfectamente", lo cual puede ser verdad, como se puede entender más o menos algo escrito en gallego y, ya con más dificultades, en italiano. Pero el hecho no es si se entiende o no, el hecho es que el español "ha desaparecido" de la página web de ese organismo oficial que creo debería ser bilingüe.

Lo mismo ocurre en algunas Comunidades con los Informes médicos, los nombres de las calles, los anuncios oficiales y un largo etc.

Me gustaría hacer mención a que antes de la publicación del Anuario, recibo un anuncio sobre el I Ciclo de Conferencias sobre Asia Oriental de la Universidad de Valencia. El primer día del Ciclo, el 9 de Noviembre trataba sobre China, y como seguidor de ese país asiático, me interesé por esa jornada, hasta que veo que la ponencia dedicada a China se llamaba "Expansió de la llengua i la cultura xineses al món". 

Ingenuamente pregunté si iba a haber traducción simultánea al español, pero la respuesta fue negativa. "Si fuese en turco o ruso, sí, pero no en este caso".

Alguien con educación y buena voluntad me dijo que el valenciano era muy fácil y que estando dos semanas en Valencia lo entendería. Pero yo lo que quería era asistir ese día a esa Conferencia específica. 

Aquí también hay un "daño colateral" y es que al no aplicarse el bilingüismo, uno de los sectores más perjudicados, en este caso, es el académico, ya que sólo los que entendían valenciano podían asistir a escuchar esa charla.

Para ir terminando, si ese chino que viene a España quiere hacer un viaje a La Coruña y se mete en la página web de Iberia, no lo encontrará sino que tendrá que buscar "A Coruña", como indica el cartel que hay en la autopista 6 de Madrid. 

Me daría un poco de risa, sino fuera tan triste, que cuando escribo Beijing. como lo hace casi el 100 por 100 de la prensa anglosajona por ejemplo, me dicen "en español se dice Pekín, no Beijing".

¿No se dice acaso en español "La Coruña" en lugar de "A Coruña"? Entonces porqué en páginas web y cartelería ha desaparecido el nombre de "La Coruña".

Nos encontramos aquí con una situación un poco kafkiana, en la cual, aparte de los esfuerzos de las Embajadas de países de habla hispana y del Instituto Cervantes, es China la que cada vez promueve más el español, mientras que dentro de España, como hemos visto, éste va desapareciendo de muchos lugares.

Por suerte tenemos a América Latina, por suerte el uso del español es cada vez mayor en los EE.UU., por suerte existe el Instituto Cervantes, y por suerte aún quedan importantes comunidades autonómicas en España donde se seguirá hablando la lengua de Cervantes.

Sin embargo, no deja de ser triste ver cómo el uso y la enseñanza del español crece en todo el mundo, en este caso en China, mientras al mismo tiempo va desapareciendo del país donde se originó.