10 enero, 2018

La diplomacia francesa en China

El viaje que acaba de realizar el Presidente de Francia, Emmanuel Macron, a China, aparte de los aspectos económicos y políticos, estuvo marcado por muchos gestos que demuestran el buen trabajo de la diplomacia francesa y sobre los cuales me gustaría resaltar algunos detalles.

En primer lugar, en lugar de comenzar su viaje en Beijing o Shanghai, el Presidente francés escogió la ciudad de Xi´an como punto de llegada a China antes de desplazarse a su capital. Esto tiene varios significados:

1. Xi´an es la capital de la Provincia de Shaanxi, donde nació el padre de Xi Jinping. Según la tradición china, existe el concepto de 老家 (laojia), que aquí podríamos traducir como "tierra de origen". Independientemente de dónde haya nacido una persona -Xi Jinping nació en Beijing- lo más importante es el origen de su familia y la laojia del actual presidente chino es precisamente Shaanxi.

2. Xi´an es la ciudad donde el emperador Qin Shihuang estableció la primera dinastía de una China unificada, dos siglos y medio a.C.

3. Xi´an fue, desde el siglo I a.C. el punto de partida o llegada de la Ruta de la Seda, uno de los proyectos, junto al de la Ruta de la Seda por mar, que el actual Presidente chino quiere volver a impulsar desde el año 2013.

En segundo lugar, en un gesto sin precedentes, Macrón anunció que visitará China una vez al año mientras dure su mandato como Presidente de Francia.

Al mismo tiempo, en una actitud que gustó mucho a la población china como lo demuestran las redes sociales, Macron pronunció en chino, en su discurso, su iniciativa de "Hagamos el Planeta grande otra vez". En un video de Twitter se puede ver al Presidente francés esforzándose por aprender la frase en chino pinchando aquí. Le costó tanto aprenderla, que en un momento se ríe y pregunta "¿pero entonces cuándo respiro"?

Coincidiendo con el viaje, la Presidencia francesa inauguró en chino una página web precisamente sobre esa iniciativa de Macron, y que se puede leer pinchando aquí.

Además, Macron aprovechó su viaje para hacer una gran promoción del francés, indicando que Francia es el primer destino de los estudiantes chinos fuera de Asia, después del mundo anglosajón. Según el Presidente Macrón hay actualmente en Francia 37.000 estudiantes chinos.

En la reunión con Xi Jinping le dijo "ya sé que su hija tiene al francés como segunda lengua extranjera; espero que sus nietos la tengan como la primera, y para ello me esforzaré".

Por último, en su discurso oficial utilizó un refrán del poeta Wang Mian, de la Dinastía Yuan, poeta citado por Xi Jinping en el último congreso del Partido Comunista de China.

Por supuesto que el eje de su visita y reuniones con Xi Jinping y otros dirigentes, estuvo relacionado principalmente con el comercio, en especial con la Unión Europea, de la cual el Presidente francés parece querer convertirse en el principal interlocutor con China.

Sin embargo, este tipo de detalles, son muy apreciados por las autoridades chinas y su población y contribuyen al éxito de la visita y a un estrechamiento de las relaciones.

En cierta medida me ha hecho recordar la primera visita de Nixon a China en 1972 para la cual éste se preparó tomando clases sobre historia, protocolo chino y hasta aprendiendo a utilizar los palillos.